ACTÚA, NO SEAS SU COMPLICE

mayo 24, 2012 at 2:36 pm Deja un comentario

Constantemente se insiste en que no sirve de mucho salir a manifestarse, debatir incansablemente en las plazas, convocar marchas, reunirse frente a edificos emblemáticos alzando la voz, …

Se desprestigia el esfuerzo de tantos y tantas por intentar frenar desahucios, protestar en actos, exigir la protección de lo público, denunciar los abusos y la corrupción, destapar fechorías y delitos, …

Se tacha, incluso, a quienes todo esto hacen de incívicos, irresponsables, antisociales, provocadores, alteradores del orden público… y cosas mucho más fuertes y malsonantes.

Y la principal acusación suele referirse a la falta de liderazgo, principios definidos, organización y actuaciones concretas y directas sobre los conflictos. Vamos que se les pretende exigir a los de a pie lo que no se les exige a quienes mandan…

Ante tanto descoloque, falta de coherencia en la crítica y redundancia en las quejas quiero aportar una pizca de opinión sobre cómo yo veo la cosa.

Los nuevos movimientos sociales han surgido de la tecnología, no de partidos ni sindicatos estructurados, bien jerarquizados y obedientes a sus cúpulas.

El nexo de unión de las gentes es el hastío, ese no poder aguantar más, la desesperación frente a un sistema que les ignora (aunque les convoque ocasionalmente a elecciones), la desconfianza hacia líderes bien pagados, bien entrenados y fieles indiscutibles al verdadero jefe, al poder económico.

Cada vez son más los que se indignan, pero no todos se han decidido a salir y gritarlo porque no todos entienden lo que se puede hacer… Y se puede hacer mucho más de lo que se cree, colectiva e individualmente.

A pesar de la heterogeneidad de los que han dicho ¡¡basta!! hay un punto de partida que los une: el deseo de vivir bajo un modelo de sociedad diferente.

La acción empieza cada día y continúa al siguiente. Es de todos y de cada uno. Esa es su principal fuerza. Pero ¿qué puedo hacer yo? Cambiar, modificar tu manera de actuar respecto a las cosas que no te gustan.

¿Por qué tener mi dinero (por poco que sea) en una entidad que se lucra y me ningunea, que invierte en negocios que no apruebo (ej. armas), que estrangula a sus clientes (de los que se alimenta)? Puedo cambiar de entidad cuando quiera, puedo decidir que mi dinero no participe de esos negocios que no me gustan.

¿Por qué rendirme a la publicidad y comprar ciertos bienes sólo porque respondan a una etiqueta considerada más prestigiosa? Casi siempre sus productos se fabrican de la misma manera y bajo las mismas negras condiciones de explotación que en los ilegales talleres denunciados día sí dia también en los informativos. Es irónico, se paga más por llevar tal o cual marca y  para colmo se les hace publicidad gratuita!!!

Puedo decidir eliminar productos nocivos de mi carro de la compra: alimentos transgénicos, aerosoles, limpiadores tóxicos, etc.

Puedo plantarme y exigir mis derechos cuando no soy correctamente atendido/a en cualquier instancia (pública o privada) ejerciendo la potestad de manifestar mis quejas por escrito (atención al cliente y/o al paciente) y acudiendo a las autoridades oportunas en cada caso, a las asociaciones ciudadanas, a los organismos pertinentes, agotando todas las vías a mi alcance para hacerme oir y atender.

Puedo optar por informarme por medios alternativos en lugar de sentarme pasivamente frente a la caja tonta y rendirme a su rutina de medias tintas y oficialismos.

Y puedo participar en colectivos con intereses comunes a los míos, unirme a otros para ganar fuerza, compartir para cooperar…

Puedo, en fin, detenerme un rato a pensar en todo aquello que no quiero que sea como es y a quebrarme el coco intentando descubrir nuevas vías para combatirlo desde mi pequeño yo… Puedo renunciar a las tarjetas de crédito, a la domiciliación de recibos, al consumo de medicamentos que contaminan mi comida cada día, a los vaqueros de última moda y precio insufrible, … Puedo protestar contra la cita médica que no me dan, contra la lectura estimada del contador, contra la limitación de horario para pagar mis recibos en el banco, contra los controles en el aeropuerto cuando nos tratan como a sospechosos delincuentes…

El silencio nos hace cómplices. No quiero ser cómplice de un sistema que abusa de mi, de mis hijos, de mis padres, de mis amigos, de mis compañeros de trabajo… y de tí.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

UN NUEVO ESTADO MENTAL BANCA Y CONFLICTOS ARMADOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


¡ HOLA MUNDO !

BIENVENID@S AL BLOG MADRID SUR EDITADO POR LORENZO

AVISO A NAVEGANTES:

EL AUTOR DE ESTE BLOG NO SE RESPONSABILIZA DE LAS OPINIONES, COMENTARIOS E IMÁGENES NO INSERTADAS POR ÉL MISMO. SE RESERVA EL DERECHO DE RETIRAR AQUELLAS INTERVENCIONES QUE SUPONGAN UNA FALTA DE RESPETO O ATENTEN CONTRA LA DIGNIDAD DE ÉL MISMO O DE TERCEROS.

ENTRADAS


A %d blogueros les gusta esto: