PODEMOS Y TERTULIANOS

noviembre 20, 2014 at 1:59 pm 2 comentarios

¿Queremos o no cambiar las cosas?

Todos los días, a todas horas, en todas partes se escuchan las quejas y se constata la hartura de la inmensa mayoría frente a los enormes problemas políticos, económicos, sociales, laborales, etc.

Los debates y las tertulias, las entrevistas, declaraciones, análisis sesudos… son permanentes en los medios de comunicación.

Casi todo el mundo está de acuerdo en algo: la necesidad de nuevas fórmulas que modifiquen la situación y eviten que se repita.

Pero si observamos lo que se dice nos damos de frente con una gran paradoja: se quieren resultados diferentes pero sin mover ficha para cambiar nada. ¿Cómo se come eso?

Mientras se denuncian situaciones de abuso corporativo, por ejemplo, por parte de grandes multinacionales, cuando se pone el grito en el cielo por los desmanes de la banca y algunos banqueros, cuando se denuncia una corrupción sistémica en la política y las finanzas… y al mismo tiempo se critica sin piedad a quienes proponen modificar todo lo que sea preciso para evitar tales despropósitos… se está haciendo juego sucio.

Políticos, periodistas, analistas, tertulianos habituales… desacreditan constantemente cualquier propuesta que suponga un desafío a lo conocido. Dicen entender el hastío de la gente y comprender su indignación. Afirman compartir con la mayoría la sensación de desesperanza y la necesidad de cambiar de rumbo. Pero al mismo tiempo echan continuamente por tierra toda iniciativa para trastocar el estado de cosas.

Cuando por un lado están de acuerdo en que la Constitución actual no da respuesta a las inquietudes y necesidades de estos tiempos y por otro se advierte de los supuestos peligros que supondría elaborar una nueva… ¿A qué se juega?

Cuando denuncian la actuación abusiva de “los mercados” (a los que reconocen como poderes más o menos en la sombra) y admiten el sometimiento de la política a sus intereses pero a la vez asustan al personal con lo terrible que podría ser desobedecer a esos mercados… ¿A qué se juega?

Cuando aceptan como indecente que los sucesivos gobiernos han decidido emplear el dinero de todos en “salvar” a las entidades bancarias (que provocaron la situación que vivimos) en lugar de proteger a los ciudadanos (propietarios reales de esos fondos) ante la que se les venía encima como consecuencia de la enorme deuda pública que eso generaba, y a la vez se llevan las manos a la cabeza cuando algunos proponen estudiar en qué y cómo se gastaron esos dineros (es decir, auditar la deuda)… ¿A qué se juega?

Cuando se critica, al unísono con la voz de la ciudadanía, la descarada privatización de la sanidad en detrimento de la salud pública y para beneficio de algunos bolsillos; cuando se admite la falta de medios y personal en la educación pública y la derivación de ayudas a la privada y concertada; cuando se denuncia la precariedad laboral y la creciente cantidad de familias empobrecidas o sin ingresos de ningún tipo por una situación sobrevenida… y a la vez se pone el grito en el cielo cuando hay quienes pretenden acabar con todo eso modificando las leyes que lo protegen… ¿A qué se juega?

No es aceptable que en una situación crítica como la que vivimos se intente nadar y guardar la ropa. No es posible cambiar los resultados sin variar las reglas del juego. No es decente criticarlo todo y pretender que no se haga nada.

Pero sobre todo es juego sucio, un engaño, una mentira disfrazada.
Estamos acostumbrados a desayunarnos cada día con nuevas noticias de corrupción, de abusos y de amenazas. Nos amenazan una y otra vez con el desastre que supondría intentar erradicar toda esa basura. Nos insisten en el enorme riesgo que corremos si decimos NO.

Después de rasgarse las vestiduras unos y otros ante la desesperación de un país, tras debatir concienzudamente de los motivos que nos han llevado a donde estamos y aceptar marcas, nombres y apellidos de muchos de los culpables… políticos, periodistas, tertulianos, economistas y analistas de todo tipo y condición acaban por coincidir en lo peligroso que es un partido o unos políticos de nueva cuña que llegan con aires tan renovadores que bien podrían dar la vuelta a la tortilla. Y esa es la contradicción: hay que cambiarlo todo pero sin modificar nada ¿y eso cómo se supone que se hace?

El sistema está en absoluta decadencia, dicen los que debaten… pero no se puede ir contra él.
La soberanía ya no pertenece a los pueblos, admiten… pero es peligroso tratar de devolvérsela.
Los mercados gobiernan sobre los políticos… pero no hay que contrariarlos.
La legislación electoral no recoge la voluntad real de los ciudadanos… pero mejor dejarla como está.
La Constitución no responde a las exigencias de la sociedad actual… pero es un riesgo intentar hacer una nueva.
Las grandes corporaciones imponen sus reglas a los estados… pero es preferible aguantar que arriesgar con fórmulas nuevas.
Europa se fractura en países ricos que mandan y empobrecidos que obedecen… pero hay que cerrar la boca no sea que nos echen.
La privatización de servicios públicos (especialmente sanidad y educación) significa discriminación, injusticia, riesgo de futuro, adoctrinamiento… pero mejor no irritar los ánimos de los nuevos dueños de lo de todos.

Si estás sin trabajo, espera mejores tiempos. Si tu empleo es temporal, peor sería no tenerlo. Si eres trabajador pobre, no haber vivido por encima de tus posibilidades. Si estás en situación de dependencia, mala suerte. Si te ha desahuciado el banco, haber pagado. Si no te administran el tratamiento que te curaría, haber ahorrado para pagártelo tú. Si tus hijos no tienen beca de comedor en el colé, mándales a Cáritas… Pero no te alborotes más de la cuenta ni pretendas dar un puñetazo en la mesa.

No es bueno para ti ni para el país apoyar alternativas que den el salto, que digan BASTA. Son peligrosas, radicales, antisistema, populistas, dictatoriales, extremistas… Pondrían tan nerviosos a los que manejan la pasta que bien podrían dejarnos sin un duro (digo… un euro). Te quitarían tu casa (si antes no lo ha hecho el banco) y te prohibirían ir a misa los domingos…

¡Qué despropósito! Los mismos que alababan la figura del entonces príncipe Felipe reconociéndole el mérito de ser el heredero a la Corona más preparado de todos los tiempos hoy acusan de demasiado intelectuales a los profesores universitarios que actualmente lideran alternativas políticas. Los que evitaban mencionar la inexperiencia del hoy rey se permiten tachar de inexpertos a quienes por otro lado acusan de dilatada actividad política en “movimientos anti-sistema”, partidos tradicionales o asociaciones civiles de distinta índole (como si eso fuera algo malo!!!). Los que admiraban la capacidad del heredero de Juan Carlos para las relaciones internacionales y el diálogo como vía de entendimiento, en estos momentos consideran un enorme riesgo las mismas cualidades en líderes políticos emergentes…

¡Qué gran falacia! ¡Qué estafa emocional! Ahora resulta que intentar poner en práctica lo que quiere la mayoría de la gente es populismo radical de izquierdas; que debatir en asambleas es tiempo perdido; que abrir al voto cada decisión a tomar es inestabilidad; que pretender financiarse sin endeudarse es sacar los cuartos a los conciudadanos… Eso es con lo que nos bombardean día sí día también en tertulias y debates pretendidamente serios. ¿Serios?

No vale con hacer pública la información, la denuncia, los nombres… No es suficiente con arrojar datos y más datos para demostrar que todo anda peor que mal. Hay que actuar con auténtica profesionalidad… Dejar responder cuando se pregunta, preguntar sin respuestas implícitas, promover el discurso lógico y ordenado… Moderar los tiempos en función de la evolución del debate, reconducirlo cuando se va por peteneras… Los argumentos son la base del diálogo y éste la esencia del debate. Si no es posible argumentar no es posible juzgar una postura. Cuando se impide el desarrollo argumental de una respuesta la pregunta está de más. ¿Para qué se pregunta entonces? Simplemente para crear audiencia, vuelve a ser una cuestión de dineros.

No se pretende una auténtica exposición de ideas y propuestas y una apertura a la discusión de las mismas. NO, no se pretende eso. Se intenta únicamente llamar la atención del público, fomentar la bronca (cuanto más sonora más audiencia) y conseguir la participación de muchos, muchos contertulios que den una sensación de pluralidad, francamente inexistente por cierto. Lo dicho, una estafa emocional…

Si algunos no quieren cambiar nada, allá ellos… pero que dejen a los que desean salir del hoyo actuar para conseguirlo. Eso sí, que paren de quejarse los que se sienten seguros tal y como está todo, los que confían en que los de siempre solucionen los problemas, los que están más tranquilos sin que se modifique nada. No se quejen, por favor. Para eso ya estamos los demás, los malos, los radicales, los desempleados, los empobrecidos… los estúpidos soñadores dispuestos a arriesgar un poco para tener futuro. No les culparemos si nos equivocamos pero, por favor, no se echen flores cuando lo consigamos…

Entry filed under: Uncategorized. Tags: .

EXTREMISTAS POPULISTAS PODEMOS: TELE 5 RECHAZÓ LA PARTICIPACIÓN DE PABLO IGLESIAS Y OTROS REPRESENTANTES DEL PARTIDO

2 comentarios Add your own

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


¡ HOLA MUNDO !

BIENVENID@S AL BLOG MADRID SUR EDITADO POR LORENZO

AVISO A NAVEGANTES:

EL AUTOR DE ESTE BLOG NO SE RESPONSABILIZA DE LAS OPINIONES, COMENTARIOS E IMÁGENES NO INSERTADAS POR ÉL MISMO. SE RESERVA EL DERECHO DE RETIRAR AQUELLAS INTERVENCIONES QUE SUPONGAN UNA FALTA DE RESPETO O ATENTEN CONTRA LA DIGNIDAD DE ÉL MISMO O DE TERCEROS.

ENTRADAS


A %d blogueros les gusta esto: